Inti y Killa: Un amor imposible

Inti vivía muy solo en el inmenso cielo vestido de luto eterno. Él brillaba mucho y sabía que había otros de su especie, pero tan lejos de si que apenas sus débiles brazos llegaban como suave brisa a rozar sus mejillas. Los días pasaban, los años le seguían, y él seguía solo. Lloraba, y nada pasaba. Ya no sabía qué hacer.

Cierto día Inti tuvo un sueño, soñó con un hermoso ser, distinto a él, pero que sintió en el fondo de su corazón lo complementaba. Killa, Killa, escuchó decir. Cuando despertó Inti era el ser más feliz del universo, sabía que tarde o temprano ella aparecería y ya no estaría más solo.

Ese día Inti brilló más que de costumbre, su cuerpo estaba tan henchido de emoción que se puso a cantar una dulce melodía que parecía no tener fin.

Y poco a poco algo sorprendente sucedió, de todos los alrededores comenzaron a brotar bellos astros, similares a él pero con menos brillo. Es como si su canto los conjurase. Y empezó a buscar y contó nueve grandes y muchos otros más pequeños, pero ninguno era su amada Killa. Hasta que de pronto, contemplo la belleza azul de la tercera esfera y quedó encandilado, tal vez no era Killa pero sin duda ella debía vivir ahí, entonces se acercó a él y cantó con más fuerza, con toda la fuerza de su corazón. Y de ese planeta (porque así los bautizó Inti) comenzaron a surgir seres que adornaron su superficie, seres de todas las formas y tamaños, pero Killa no estaba entre ninguno de ellos.

Vio Inti que la vida en aquel lugar azul al que llamó Allpa era buena, y que todos los seres que se movían en ella venían en pares y se sintió más desdichado aún. En eso, acabó el día y estaba tan cansado que se fue a dormir.

Esa noche en sueños sintió la calidez de Killa nuevamente, pero aún más cerca que la primera vez, fue así como abrió los ojos y vio que detrás del planeta azul estaba su hermosa Killa. Quiso correr hacia ella y no pudo, entonces brilló con toda la fuerza que tenía en su interior y Killa se escondió detrás de Allpa. Así se dio una y otra vez, día tras día, mientras Inti más brillaba Killa más se escondía.

Fue entonces que Inti comprendió que al brillar a cualquier hora en su afán de acercarse a Killa se estaba saliendo del orden universal, de los tiempos que un ser más poderoso que él había creado, desde entonces aceptó su terrible destino de amar a la distancia y en la soledad de los días, mientras Killa lo arrullaba en su letargo de noche.

Vocabulario:

Inti: (Quechua) Sol.

Killa: (Quechua) Luna.

Allpa: (Quechua) Tierra.

Anuncios

Una respuesta a “Inti y Killa: Un amor imposible

  1. 😦 muy bonita la historia… los amores imposibles son asi… aunque sientas bonito… siempre te toca llorar…

    un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s