Archivo mensual: junio 2008

Los dominios “.amor”, “.sexo” o “.rockandroll” disponibles en 2009

Los internautas podrán crear los nombres de dominios de Internet que quieran a partir de 2009, según Paul Twomey, presidente de la Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet.

De esta forma, las webs no estarían atadas a fórmulas clásicas como “.com”, “.net” o “.org”, sino que “los internautas podrán crear nombres de dominios .amor o .odio”, explicó Twomey.

Se asegurará, para ello, de que las nuevas extensiones de dominios respeten los derechos de las marcas y de que no se parezcan demasiado a nombres ya conocidos, además de no usurpar identidades de comunidades reconocidas.

“A partir de ahora, los internautas podrán registrar dominios en alfabeto cirílico o chino. Es un desafío técnico, pero imprescindible”, aseguró Twomey, quien explicó que el organismo que preside ya ha ensayado con quince idiomas diferentes y varios navegadores.

El Icann, organismo privado pero no lucrativo, tiene un contrato con el gobierno de Washington por el que gestiona los sistemas de nombres de dominios y las direcciones IP (Internet Protocol), así como la entidad que reparte éstas direcciones junto a las organizaciones regionales.

Fuente: MC

En el año 2012, el 25% de la población mundial estará conectada a Internet

De acuerdo a un informe que ha presentado Jupiter Research, si se mantienen las tasas de crecimiento actuales de la población que usa Internet, en el 2012 habrá 1.800 millones de personas con acceso a la Red, lo que supondrá un incremento del 44% respecto a las cifras que se manejan hoy en día.

De aquí a 4 años un 25% del total de habitantes de la Tierra se conectarán a la Red.

Los países en los que más aumentará la penetración de Internet serán: China, Rusia, India y Brasil, las 4 economías emergentes más importantes del momento. En el África subsahariana, mientras tanto, la cosa no irá tan bien.

Fuente: AD

Las abejas y los humanos toman decisiones de manera similar

A la hora de optar por dos opciones para obtener una recompensa, las abejas y los humanos funcionamos de manera parecida, señala un estudio realizado por científicos de Israel. Ambas especies damos importancia no sólo al beneficio que obtendremos, sino también a la claridad de la información con la que contemos acerca de dicho beneficio.

La investigación fue realizada con 50 estudiantes universitarios y abejas. Los primeros debían elegir entre dos opciones que les proporcionaban más o menos dinero. Las abejas entre dos opciones de las que dependía obtener gotas de agua azucarada con mayor o menor concentración de azúcar. Los dos grupos funcionaron de manera similar: eligiendo las opciones más seguras y en función de la claridad con que dichas opciones les fueron presentadas.

Cuando se presenta la oportunidad de obtener una recompensa importante acometiendo una acción arriesgada, las personas y las abejas utilizan el mismo mecanismo de toma de decisiones, señala un equipo de investigadores del Technion-Israel Institute of Technology, de la Universidad de Tel Aviv y de la Hebrew University de Israel.

Los investigadores han descubierto que la gente está más dispuesta a jugársela en una acción de riesgo cuando las diferencias entre las posibles ganancias está bien definida. Por el contrario, si estas diferencias son difíciles de distinguir, prefieren elegir la opción segura, incluso si la probabilidad de fallar en la elección no ha cambiado nada.

El descubrimiento resulta relevante para tratar de saber cómo la gente decide invertir en, por ejemplo, la Bolsa; optar por una determinada persona para casarse, por un lugar concreto de trabajo o por ser honesto en lugar de cometer delitos.

En la revista Nature, además, los investigadores han explicado que la tendencia de la gente de seleccionar la opción más segura entre dos opciones aumenta cuando dicha opción supone una buena ganancia asegurada (es decir, que las personas prefieren una ganancia segura de tres sobre una ganancia de cuatro menos segura). Estos comportamientos se dan también en las abejas.

Experimentos con humanos y animales

En una serie de pruebas realizadas con 50 estudiantes universitarios, los participantes tenían que elegir entre dos teclas de ordenador que no tenían ninguna marca. Pulsando en una de ellas, los voluntarios percibían una recompensa de tres créditos con una seguridad del 100%, mientras que apretando la otra tecla, el pago era de cuatro créditos con una seguridad del 80%.

Los 50 estudiantes aprendían esto a base de probar con ambas teclas y en la medida en que los resultados de sus opciones iban apareciendo en la pantalla del ordenador. En total tuvieron que tomar 400 decisiones, y tendieron a elegir la estrategia arriesgada cuando las recompensas estaban representadas por números simples, como tres créditos o cuatro créditos. Cuando estos números fueron sustituidos por cifras como 30 ó 40 puntos –también claros- se mantuvieron resultados similares.

Sin embargo, cuando los números se reemplazaron por 30 o 40 puntos difuminados de manera que era más difícil distinguir entre ambas recompensas, los participantes cambiaron sus acciones hacia el resultado más seguro.

También las abejas fueron sometidas a pruebas similares, en este caso utilizando su sentido del olfato, y recompensas de gotas de solución azucarada de diversas concentraciones.

Abejas seguras
En primer lugar, los investigadores probaron a las abejas con recompensas para alternativas arriesgadas y seguras a un 10 y a un 5% de concentración de azúcar, respectivamente.

En un segundo experimento, las recompensas fueron menos fáciles de discriminar, entre un 6,7% y un 5% de concentración del azúcar en las gotas y, en una tercera prueba, las recompensas de ambas alternativas fueron del mismo porcentaje. Las abejas tuvieron que optar en 32 ocasiones entre dos olores.

Tendieron, como los humanos, a optar por la estrategia más arriesgada sólo cuando su elección era fácilmente discernible, publica la American Technion Society.

Uno de los autores del estudio, el profesor Ido Erev, del Instituto Technion, señala que la similitud de las respuestas entre las abejas y los humanos demuestra que los procesos de toma de decisiones comienzan a darse en estadios muy tempranos de la evolución, y que suponen un fenómeno muy básico que comparten los humanos con diversos animales.

Erev y sus colaboradores están especializados en el estudio del comportamiento humano en entornos económicos. En investigaciones anteriores, por ejemplo, habían analizado la diferencia en las tomas de decisiones acerca de ganancias entre ratas y humanos.

Señales claras
De esta forma, determinaron que hay gente que no es más hábil que las ratas en su toma de decisiones. Cuando, en un experimento, a las ratas se las enfrentó repetidamente con la opción de recibir una gran recompensa rara vez o una pequeña recompensa con seguridad, los animales escogieron la opción segura, incluso cuando eso suponía una media general menor de recompensas.

Por el contrario, humanos enfrentados a una situación similar, en un juego económico de ordenador, tendieron a escoger la recompensa mayor, incluso cuando ésta era en total menor que las recompensas menores.

Los científicos decidieron descubrir por qué se producía esta diferencia, y lo han averiguado gracias al experimento con las abejas y los 50 estudiantes: para ambas especies, la decisión final depende, no sólo de la recompensa, sino de las señales que perciban acerca de éstas.

En el caso de los humanos, estas señales consistieron en saber la cantidad precisa de recompensa que les esperaba mediante los números, y en el de las abejas mediante el olor. Los investigadores sospechan, por tanto, que la exactitud en la percepción influye en las decisiones finales.

No es la primera vez que tratamos las coincidencias entre los comportamientos humanos y animales en Tendencias21. Otras similitudes entre nuestra especie y las demás demostradas por los científicos son, por ejemplo, que tanto los pájaros como los humanos hacemos planes para el futuro o que los primates tienen un sentido de la justicia parecido al nuestro.

Fuente: T21

El cerebro anticipa el futuro y reacciona en consecuencia

La motricidad no depende de los sentidos, sino de la capacidad de predecir de nuestras neuronas.

El cerebro se adelanta un instante a lo que percibimos para reaccionar en consecuencia, señalan los resultados de una reciente investigación del Instituto de Tecnología de California. Es decir, que nuestras reacciones motoras ante lo que nos rodea se producen antes de que nuestros sentidos nos sitúen en nuestro entorno.

Este “adelanto” neuronal en el tiempo, nos permite reaccionar con mayor rapidez y control. Los científicos han conseguido localizar el área del cerebro en que se produce: la corteza parietal posterior.

La señal neuronal que lo permite podría, en un futuro, aprovecharse para mover correctamente extremidades artificiales sin que el que las lleva se dé cuenta, de la misma manera que movemos un brazo original, sin tener que pensarlo primero. El manejo de las prótesis será perfeccionado con este descubrimiento.

Contrariamente a como cabría imaginarse, no interactuamos con el mundo reaccionando inmediatamente después de ver, tocar u oler cualquier cosa, en función de la información que nos trasladan nuestros sentidos: todo lo que sentimos o notamos en el presente, cuando nuestro cerebro lo registra, pertenece ya al pasado.

Esto es lo que afirma el científico Richard A. Andersen, del California Institute of Technology (Caltech). Andersen y sus colegas Grant Mulliken, del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), y Sam Musallam, de la Universidad McGill.

Según señala Andersen “el cerebro genera su propia versión del mundo, un ‘modelo hacia delante (en el tiempo)’ que nos permite saber dónde estamos a tiempo real”.

Fuente: T21

Crean un papel que absorbe 20 veces su peso en petróleo

Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) idearon un papel compuesto de nanohilos totalmente impermeable y que tiene una extraordinaria capacidad para absorber materiales hidrofóbicos (como el petróleo).

Según sus creadores, esta supertoallita es capaz de absorber 20 veces su peso en petróleo, por lo que su aplicación más inmediata podría ser la de minimizar el efecto de las mareas negras en las playas. Se calcula que 200 mil toneladas de petróleo han terminado varadas en alguna playa del mundo desde que empezó la década.

Una de sus grandes ventajas es que será barato de fabricar porque los nanohilos que lo componen se producirán en grandes cantidades, a diferencia de otros nanomateriales.

Hay otros materiales en el mercado capaces de absorber petróleo, pero su nivel de selección no es equiparable con el de la tecnología ideada por el MIT. El nuevo material es totalmente impermeable al agua por lo que, cuando entra en contacto con una mezcla de agua y aceite, sólo absorbe el aceite.

Los nanohilos que lo componen son estables a altas temperaturas. Por ello, el petróleo absorbido por el papel puede ser recogido simplemente calentando el papel hasta el punto de ebullición del petróleo. Entonces, el petróleo se evapora y es condensado para convertirlo de nuevo en líquido. El papel, mantiene sus cualidades y es reutilizable.

Dos propiedades clave hacen que este sistema funcione. En primer lugar, los nanohilos forman una alfombra (como de spaghetti) con muchos diminutos poros que tienen la habilidad de absorber líquidos. En segundo lugar, una cubierta repelente permite que el agua no penetre en la membrana. El petróleo, por el contrario, no se ve afectado por esta cubierta y atraviesa la membrana sin problemas.

Fuente: T21

Para casarse, divorciarse o comprarse un auto 0 Km hay que plantar árboles

Los brasileños tendrán que plantar árboles para casarse, divorciarse, comprar coches nuevos o construir viviendas si se aprueba una original ley que se tramita en el Congreso.

Según el portal noticioso G1 señaló que el Proyecto de Ley ya está en la Cámara de Diputados y estipula que para contraer matrimonio civil la pareja deberá plantar diez árboles y 25 para divorciarse.

Por la compra de vehículos automotores nuevos el proyecto estipula la plantación de veinte árboles para automóviles livianos, cuarenta para los mediano porte y sesenta para los pesados.

En el campo de la construcción, la ley pretende exigir diez árboles por unidad de vivienda residencial y veinte por cada predio comercial, lo que llevaría por las estadísticas del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) a plantar 65 millones al año. Los coches, por su parte, aportarían 60 millones de árboles al año.

Otro de los puntos que sería incluido en el proyecto propuesto por el Partido Democrático Laborista (PDT) contempla la plantación de un árbol por cada bebé nacido en el país.

Fuente: ND

Inti y Killa: Un amor imposible

Inti vivía muy solo en el inmenso cielo vestido de luto eterno. Él brillaba mucho y sabía que había otros de su especie, pero tan lejos de si que apenas sus débiles brazos llegaban como suave brisa a rozar sus mejillas. Los días pasaban, los años le seguían, y él seguía solo. Lloraba, y nada pasaba. Ya no sabía qué hacer.

Cierto día Inti tuvo un sueño, soñó con un hermoso ser, distinto a él, pero que sintió en el fondo de su corazón lo complementaba. Killa, Killa, escuchó decir. Cuando despertó Inti era el ser más feliz del universo, sabía que tarde o temprano ella aparecería y ya no estaría más solo.

Ese día Inti brilló más que de costumbre, su cuerpo estaba tan henchido de emoción que se puso a cantar una dulce melodía que parecía no tener fin.

Y poco a poco algo sorprendente sucedió, de todos los alrededores comenzaron a brotar bellos astros, similares a él pero con menos brillo. Es como si su canto los conjurase. Y empezó a buscar y contó nueve grandes y muchos otros más pequeños, pero ninguno era su amada Killa. Hasta que de pronto, contemplo la belleza azul de la tercera esfera y quedó encandilado, tal vez no era Killa pero sin duda ella debía vivir ahí, entonces se acercó a él y cantó con más fuerza, con toda la fuerza de su corazón. Y de ese planeta (porque así los bautizó Inti) comenzaron a surgir seres que adornaron su superficie, seres de todas las formas y tamaños, pero Killa no estaba entre ninguno de ellos.

Vio Inti que la vida en aquel lugar azul al que llamó Allpa era buena, y que todos los seres que se movían en ella venían en pares y se sintió más desdichado aún. En eso, acabó el día y estaba tan cansado que se fue a dormir.

Esa noche en sueños sintió la calidez de Killa nuevamente, pero aún más cerca que la primera vez, fue así como abrió los ojos y vio que detrás del planeta azul estaba su hermosa Killa. Quiso correr hacia ella y no pudo, entonces brilló con toda la fuerza que tenía en su interior y Killa se escondió detrás de Allpa. Así se dio una y otra vez, día tras día, mientras Inti más brillaba Killa más se escondía.

Fue entonces que Inti comprendió que al brillar a cualquier hora en su afán de acercarse a Killa se estaba saliendo del orden universal, de los tiempos que un ser más poderoso que él había creado, desde entonces aceptó su terrible destino de amar a la distancia y en la soledad de los días, mientras Killa lo arrullaba en su letargo de noche.

Vocabulario:

Inti: (Quechua) Sol.

Killa: (Quechua) Luna.

Allpa: (Quechua) Tierra.